jueves, 20 de noviembre de 2008

ANGUSTIAS JUVENILES


RECORTE PERIODISTICO
ANGUSTIAS JUVENILES
Descripción general. Los jóvenes de hoy, han pasado de ser un grupo de personas en una etapa de la vida en común, a ser un punto de referencia para el público, los medios de comunicación y la publicidad. Esto ha generado sentimientos de ansiedad, vergüenza o frustración, entre quienes no encajan con los modelos juveniles y el estilo de vida exigido.
Ya los jóvenes no generan reales cambios sociales y culturales, como pasó en los años 60`s cuando se exigían cambios en lo político, oportunidades para la mujer, en fin. La preocupación por ser jóvenes y la preocupación por ser como ellos cambió.
A nuestra juventud se le han acabado los modelos, por lo tanto no se anticipan al futuro, sino que concentran las tensiones del presente. Viven el día a día, con lo que pase en los medios de comunicación o lo que socialmente (en la calle) esté de moda.
De aquí se parte para determinar los problemas de los adolescentes. Alguien dirá “drogadicción, promiscuidad, rebeldía”, la verdad es que van más allá de lo obvio y aparente. Los jóvenes de hoy viven en medio de diversas tensiones, y los adultos se han convertido en jueces de aquellos que no cumplen con el paradigma de joven modelo. Es así como creemos, que dependiendo de la imagen de los adolescentes de hoy, se deduce el futuro social que nos espera.
Pero no se piensa en el ejemplo y educación desde la sexualidad hasta la informática, pasando por el tiempo libre. Y se cree que los problemas de los jóvenes, son tan solo problemas juveniles, y no se atienden ni se reflexiona sobre ellos.
El gran problema de los jóvenes es su falta de identidad. Ellos se transforman y se acomodan en lo que está ahí, en el medio, sin ningún tipo de sentimiento trágico sino de aceptación. Porque han crecido en el pluralismo, en la diversidad de creencias, y esto ha afectado la construcción de las identidades sociales, como los modelos de sociedad, de moral y las normas.
El consumo ha pasado de una actividad, a convertirse en la obligación de tener la necesidad o el deseo al alcance. Esto se traduce, en que quien no lo obtiene se siente frustrado, triste. De aquí sale la “segmentación” juvenil, en donde se acepta o rechaza dependiendo del nivel de consumo, y el qué se consume.